Merece la pena luchar

Desde que me decidí a publicar un blog tan personal como éste, me he topado con todo tipo de opiniones. Buenas, malas, alguna dañina (no lo voy a ocultar), críticas constructivas, destructivas y un largo etcétera. Lo que nunca imaginé es que iba poder ayudar y acompañar a madres que se han sentido en algún momento tan desesperadas y perdidas como yo. No quiero parecer sexista. La mayoría de las personas que me regalan su tiempo son madres identificadas con mis vivencias. No lo voy a ocultar, es algo que me reconforta y me empuja a continuar.

Entre las críticas constructivas, la que más me ha ayudado es la de un amigo y colega que no tiene ninguna relación con el TDAH. “Mila, te conozco. Estas vomitando lo que escribes y tú lo puedes hacer mejor. Escribe, deja que repose, medita, repasa y luego los subes a la red”. Mientras me lo decía, me veía diciéndole lo mismo a mi príncipe cuando está enfrascado en cualquier tarea.

Escuché sus palabras, las digerí y ahora escribo sin prisa. Una vez a la semana. Si el martes no tengo nada que contar, espero a tener las cosas más claras. “A mí, que no tengo nada que ver con el TDAH,  me encantaría que me enseñaras más, quiero saber que es el TDAH, quiero sentirme identificado y poder entender a estos niños”, me insistió mi amigo. Por más vueltas que le doy, no sé como hacerlo. Sólo sé escribir desde el corazón. Procuro contar mi realidad, mis sentimientos y mis vivencias. Se admiten consejos. Si no es a través de la piel yo no sé hacer nada. Por otra parte, creo que desde el rincón donde escribo también puedo dar visibilidad al TDAH. A mi manera, como Sinatra. Dejo un vídeo, es buenísimo, perdón porque está en inglés, no lo encuentro subtitulado.

https://youtu.be/DaEyuicY_nM

Hoy me siento muy positiva. Por supuesto, sigo intentando mejorar, pero necesito compartir mis alegrías también. Ayer me acosté con una gran noticia: “Méndez de Vigo encarga al filósofo José Antonio Marina el borrador del Libro Blanco de la Función Docente”. Estaba pululando por mi muro de Facebook cuando me topé con este artículo subido por Óscar González, ya le conocéis, profesor de primaria, escritor y director de la Escuela de Padres. ¡Por fin! Alguien con cabeza cuenta con los especialistas en Educación. Lo sé, hay que ir con pies de plomo, al ministro no le quedan más que dos meses de trabajo, incluso empiezan a escucharse las primeras voces que acusan a Marina de estar trabajando bajo las directrices del ministro. ¡Qué ganas de fastidiar! Menos mal que a primera hora José Antonio Marina ya ha puesto las cosas claras en una entrevista publicada en elconfidencial.com. ¡Con el tiempo que lleva luchando por un cambio en la educación! ¿Por qué no voy a celebrar este primer paso? Quiero pensar que es el resultado del esfuerzo de mucha gente. Es más, quiero pensar que mi carta al ministro llegó a buen puerto y que fue una gota de agua más en el inmenso océano de la batalla por mejorar la Educación. Ahora sólo pido desde mi humilde púlpito digital que, como le pidió al ministro Jóse Iribas, ex consejero de Educación de Navarra, no se olviden de los TDAH, la educación especial y las altas capacidades.

Volviendo al origen de este post, de todos los mensajes que he recibido, el que me más que ha animado fue uno que encontré entre el correo privado de Facebook. Era de una compañera del colegio, ni me atrevo a calcular los años que hace que no la veo, de hecho la recuerdo como una niña rubia de rasgos escandinavos, no digo más. Me escribió una carta de más de tres folios entre los que me permito la osadía de copiar unos párrafos:

Por fin un rato para felicitarte por tu maravilloso blog el cual sigo enganchada desde junio gracias a Francis. 

Tus post realistas son honestos y prácticos narrados desde el cariño por una madre preocupada primero y con la vocación de investigar y el don de transmitir en segundo lugar. Consigues que cada semana más y más seguidores puedan comprender mejor lo que es el TDAH

Gracias a ti logré que mi pareja leyese tu blog y se sintiese identificado en muchas de tus vivencias con respecto a su hija de 13 años.

Llevaba años comentándole que algo le sucedía a él y a su hija. Por la noche navegaba en Internet en busca de información. Yo estaba convencida de que su hija tenía TDAH y que él también, como muchos adultos no diagnosticados, su hija lo ha heredado de él, ya que tiene un factor genético importante… 

Fue en junio cuando comencé a leerte y le comenté a mi pareja: “léelo a ver si te sientes identificado”. Y me decía “touche” o “igualita”  (por su hija) o es lo mismo que yo siento (a veces tu impotencia, frustración etc) así que, por fin, gracias a ti tenemos el consentimiento de la madre una vez que ha visto que ha suspendido el curso entero, que se relaciona mal con sus compañeras y, lo peor, no es feliz. Las citas con los especialistas, el neurólogo y psiquiatra, serán la semana próxima.

No sólo eres valiente por escribir tu blog como lo haces, nadie nace con un manual de madre bajo el brazo y con estos niños y en situaciones de divorcio tú en el paro por un recorte muy grande en tu periódico hay que tener mucha paciencia y dedicación y enterneces cuando nos cuentas las  experiencias preciosas que pasas con tu príncipe como tan cariñosamente le llamas. Eres tan realista como buena navarra cuando sin tapujos cuentas las ganas de llorar, la frustración y el cansancio que a veces sientes. Nada de ñoñerías, realista 100% pero con sensibilidad .

Cada seguidor que te comenta cómo le has ayudado es un motivo de alegría. Fíjate los años que ya nos conocemos y me estás ayudando a mí, porque ni que decir tiene lo difícil que es convivir con una pareja que probablemente tenga TDAH sin tratar y una hija con TDA…

Poco puedo añadir. Son estos detalles los que me empujan a continuar con la batalla iniciada hace tan sólo cuatro meses. Al leerla pensé que por lo menos mi pequeña lucha no había caído en un pozo vacío. Si he podido ayudar a una persona, ya ha merecido la pena. Gracias a esas 20.000 personas que me han regalado su tiempo.

6 Thoughts.

  1. Pues claro que vale todo lo que pones, leemos y comunicamos. Este mundo es tan difícil, hoy no sabía si llorar de alegría o de tristeza, la primera porque la tutora de mi también principe me ha encantado, me he sentido escuchada y entendida. Lo segundo porque no se lo que le va a venir mejor de los refuerzos y por ser consciente de la realidad. Le doy gracias a Dios por el día de hoy, pido por todos los TDAH y niños con problemas y dificultades. Un abrazo a tod@s.

Deja un comentario