Excelentísimo señor ministro

Excelentísimo Sr Don Íñigo Méndez de Vigo,
ministro de Educación, Cultura y Deporte:

Me permito la osadía de escribirle esta carta, con el debido respeto, para transmitirle el cansancio, la hartura y la desesperación a la que hemos llegado los padres de los niños del siglo XXI, sobre todo, aquellos como yo que tienen un niño con TDAH, necesidades especiales o altas capacidades.
Acaba de heredar un ministerio incendiado, con infinitos frentes abiertos y que presumiblemente no va a dirigir más de seis meses. Un cambio que, a priori, suena fatal. ¿Qué se puede hacer en tan poco tiempo? Según sus propias palabras “los goles se meten también en tiempo de descuento”. ¡Ojalá usted metiera muchos! Con el corazón en la mano le confesaré que el campo es demasiado grande y va a tener que correr mucho. Hay que estar muy en forma.
A pesar de ser periodista especializada en Cultura me voy a centrar en lo que de verdad me importa: la Educación. Me consta que nada más comenzar su mandato se reunió con los consejeros de las CC.AA. Me consta también que José Iribas, ex consejero de Educación de la Comunidad Foral de Navarra, durante su encuentro hizo hincapié y le recordó que  no se olvidara de los alumnos con TDAH, por primera vez contemplados en una ley básica de educación, y de los alumnos con necesidades educativas especiales (allí cuentan con su propia normativa). ¿Por qué se lo dijo? Pues porque fue él el que con su tesón consiguió un artículo específico para que estos niños tuvieran visibilidad. Hoy por hoy, es lo único que me interesa de la LOMCE.
HASTÍO. Eso es lo que han conseguido los políticos en un país que ha tenido siete leyes de Educación desde 1970, momento en el que entró en vigor Ley General de Educación con Franco y que estuvo vigente durante los primeros años de la Democracia. Desde entonces se han sucedido diferentes leyes (dos con UCD, cuatro con el PSOE hasta llegar a la Ley Wert que es la primera del Partido Popular, ya que en 2002 Aznar promulgó la Ley Orgánica de Calidad de la Educación pero nunca llegó a aplicarse por la llegada a la presidencia del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2004)
Como ve, no hay nada peor que un periodista documentándose. Llevo seis años leyendo, investigando, comparando y buceando entre los diferentes cambios educativos que está pidiendo este país a gritos.
Excelentísimo señor, ¿usted cree que es de recibo que tengamos una educación decimonónica en el siglo XXI? La vida ha cambiado, internet y las nuevas tecnologías están revolucionado la sociedad a un velocidad de vértigo. Si le dicen a mi madre que con 75 años iba a hablar con sus nietos por una pantalla como si estuvieran con ella seguro que no nos creería. Usted es mayor que yo, ¿se acuerda de los Supersónicos? ¿Cuantos de aquellos inventos son hoy realidad? Pues nada nosotros respecto a la educación, a lo nuestro, a pesar de los cambios seguimos sentándolos en pupitres, obligando a los niños a memorizar conceptos abstractos y tratándolos a todos por igual, el concepto de equidad no existe. Así nos va.
Dice un proverbio africano que para educar hace falta la tribu entera. En este país la tribu está peleada, cada uno tira de la goma hacia su rincón y el resultado es que cada vez que se publica el informe Pisa somos el hazmerreír de Europa.
Los políticos se tiran las piedras unos a otros: que si la culpa es vuestra, que vosotros lleváis más años gobernando, que si vuestras leyes son un fracaso, el caso es lanzar reproches sin ningún tipo de autocrítica.
Los padres, por nuestra parte, comparando: que si mi hijo lee con cuatro años, siempre presumiendo de la calidad del colegio al que van nuestros retoños, cuanto más les aprietan parece que mejor es el colegio. Más estrés para los niños.
Los profesores con la queja en la boca: que si no se les valora lo suficiente, que si tienen mucho trabajo o que hay muchos niños en clase. Voy a soltar una barbaridad, que como yo la piensa mucha gente: En EGB éramos 40 niños en clase con un Down, los TDAH de la época supongo, sumados a las altas capacidades (en mi casa había dos y no soy yo). Ya he contado por aquí que en mi colegio se valoraba el esfuerzo no las notas. Hoy en día seríamos dos líneas. No digo más.

Excelentísimo señor, usted ha declarado que en este tiempo de prórroga que le han otorgado puede “poner las primeras piedras para un gran pacto educativo”. desde mi humilde opinión, para eso tienen que empezar por dejar la política a un lado, dejar de dar importancia a lo que no lo tiene (que si la religión puntúa o no, que si la Educación para la Ciudadanía es o no válida, que si el catalán, el euskera, el inglés, se me ocurren mil idioteces por las que se están peleando los políticos de diferentes partidos y me entra un agua de levante…)
Que no, que ese no es el camino. Hay que ir a la esencia. El camino es escuchar a los profesionales, si a usted le duele un dedo… ¿a quién escucha al médico o al político de turno?
Señores, a nosotros nos duele la educación y para curarla deberían prestar atención a los especialistas. ¿Por qué no atienden a esas voces que se desgañitan gritando “así no”? Cesar Bona, Óscar González, José Antonio Marina,  se me ocurren muchos. Estoy segura que sabe de quienes hablo.
¿Qué le parece si se preocupan por despertar la curiosidad y las ganas de aprender en los niños? Cuando en este país le hemos otorgado el Príncipe de Asturias a Howard Gardner por su teoría de las Inteligencias Múltiples seguimos dando prioridad a la inteligencia lógico-matemática y a la lingüística. ¿Y el resto? Donde han quedado la  musical, la cinético-corporal, la espacial, la interpersonal, intrapersonal y la relación con la naturaleza. ¡Ah se me olvidaba! La música no es importante!
¿Qué le parece si en lugar de estar preocupados por si los niños superan o no los objetivos, se ocupan de inculcarles las ganas de aprender, les despiertan la curiosidad y les enseñan el camino del saber? ¡Ah, se me olvidaba! Lo importante es hacer un examen de reválida a niños de 7 y 8 años que sólo sirve para provocar competitividad entre los colegios y que los padres miremos las listas de los resultados y nos demos de tortas para que nuestros hijos estudien en los que hayan obtenido mejores notas. Mientras, los niños aprenden de memoria para soltar como loros algo en un examen.
¿Y les parece que el nivel de abandono escolar es muy alto? Pues a mí, con un historial así me parece incluso un éxito que no haya más niños y adolescentes rebotados, hartos y con ganas de tirar todo por la borda.
Si lo llevo al terreno personal, le puedo poner un ejemplo. Mi príncipe es desatento, no escribe bien, es más, ha repetido segundo de primaria (confieso que no está preparado para cursar el tercero de primaria de su LOMCE) y se pierde con facilidad cuando en clase explican las cosas. Ahora bien, cuando algo le interesa es obsesivo, roza la brillantez. Me explico, es un loco de la saga de ‘La guerra de las galaxias’, se sabe el nombre de todos los planetas y le puedo asegurar que son muchos y muy raros. No se le olvidan. Este año estudiaron el Sistema Solar y aquello no le entraba hasta que no vio los planetas colgados del techo y se dio cuenta que eran otra galaxia más con la que poder jugar. Si, los niños aprenden jugando.
Excelentísimo señor, ya llevamos 40 años de Democracia, ¿a qué esperan para hacer un pacto y de una vez por todas conseguir una ley de consenso redactada por los que saben que hay que hacer para despertar en nuestros hijos las ganas de aprender?

Si ha llegado hasta aquí, gracias por su tiempo.
Se despide atentamente

Milagros Martín-Lunas
(Periodista de vocación y Madre)

24 Thoughts.

    • Muchas gracias Pilar, me encantaría que los politicos responsables escucharan esas miles de voces de especialistas y que se dejen de peleas políticas para conseguir, después de 40 años de Democaracia, un Pacto de Educación. Seguiré poniendo mi granito de arena.

  1. Milagros, comenzar por agradecerte la brillantez y claridad con la que pones de manifiesto la realidad del nefasto sistema educativo español, en especial para todos los que día a día tenemos que luchar desde la desigualdad.
    Seguir por agradecerte también, como con tan pocas palabras, educación y ausencia de reproches pides lo obvio y necesario, que no es otra cosa que un pacto global y sincero para una educación adaptada a los tiempos de hoy.
    Por todo lo anterior, de nuevo,GRACIAS.
    Un saludo, Ana (de profesión: madre atribulada)

    • Gracias Ana, intento poner mi granito de arena. Ya sabes muchos granos hacen una montaña. Ojalá estos políticos se dierean cuenta, escucharan a los profesionales y llegarán por fin a un pacto de Estado respecto a la Educación pensando en los niños del siglo XXI. Todas las luchas tiene un principio, no me rindo. Supongo que es cuestión de tiempo y tesón. A mi no me faltan ninguno de los dos. Mis armas son las palabras y seguiré peleando por eso. Te agradezco tu apoyo y tu tiempo. Un beso

    • Qué duro es que tu hijo te diga todos los días que no quiere ir al colegio… ¡Cómo te entiendo! Sueño con el día que vaya feliz. Gracias Esther y perdona el retraso, las vacaciones que las necesitaba.

  2. ¡Olé y olé! Comparto contigo unas cuantas cosas: Profesión, preocupación por la educación y un Príncipe en casa tan brillante como desatento. ¡Enhorabuena por tu blog! ¡Me encanta! Desde de ahora te seguiré. ¡Mucho ánimo! Te entiendo perfectamente… Besos. Ana

  3. Muchas gracias y enhorabuena Milagros por tu fuerza!
    Acabo de conocerte y he leído 3 de tus posts, tienes toda mi admiración.
    Supongo que conoces a Sir Ken Robinson? Si no es así, busca en internet algunas de sus charlas TED, te gustaran.
    Un enorme abrazo.

  4. En hirabuena as descripto palabra a palabra lo que muchos padres sentimos y sufrimos con nuestros hijos en edada escolar y mucho mas si cabe con niños con tdha que vemos como su talento e inteligencoa se ve desperdiciada por toda esta clase politica que lo unico que le interesa es discutir con sus oponentes del momento.gracias y espero que esto sea escuchado y tomen alguna medida.

    • Estoy totalmente de acuerdo contigo, cuando ves que tu hijo tiene grandes potenciales y que se desperdician gracias a un sistema arcaico que trata a todos como una masa homogénea la impotencia te corroe. Ojalá me escucharán, yo por lo menos pongo mi gota, ya sabes gota a gota se forma el mar. Un beso grande

    • Gracias Mariana, ojalá se trabajará más y mejor. Ojalá se dejaran de conflictos y de negar la evidencia. Esto es muy complicado, entre los que opinan que es algo inventado por las farmacéuticas y la falta de empatía estoy es una batalla a larhgo plazo. Un beso desde el otro lado del charco

  5. Muchas gracias por tu carta.
    Como madre también de un TDAH no lo veo una enfermedad y para inutilizarlos a nuestros niños más les medicamos ocasionando graves problemas,pienso que un TDAH es demasiado inteligente para una sociedad que no ha cambidoa la conciencia.
    No es cuestión de un problema en el lóbulo central sino una evolución en el ADN que no saben tratar.
    Es solo mi opinión
    Un abrazo

    • Sonia, el TDAH no es una enfermedad, es como tener los ojos azules, ser rubio o moreno. Son especiales es verdad y también es verdad que está sobrediagnosticado, si un niño se mueve mucho tienden a bautizarlo y listo, pero cuando es de verdad, necesitan mucha ayuda. A mi nunca me ha preocupado que a mi príncipe se le pierdan las cosas o que sea nervioso, lo que me preocupa de verdad es su problema con las funciones ejecutivas. De hecho ya existen doctores que prefieren llamarlo Deficit de las Funciones Ejecutivas, eso es lo que verdaderamente es un problema. En el caso de mi príncipe la lectoescritura y todo lo que ello conlleva. un beso grande y gracias por leerme.

  6. Hola, lo has clavado muy bien, pues tu tienes un niño yo tengo 3 los dos mayores diagnosticados y tratados y el tercero le haremos las pruebas este año así que azte la idea de como estamos y tema cole una pena muy grande es una lucha continua y diarias.

    • ¡Qué barbaridad! Tres de tres. No sé que decirte, salvo darte las gracias por estar al otro lado de la pantalla a pesar del maratón que tienes. No sé si mi experiencia te va a ayudar a algo, tú tienes un master, gracias por tus palabras tan cariñosas.

Deja un comentario