El fin de la infancia

Hoy no quiero hablar de mí. Permitidme que me deje llevar. El sábado estuve en la presentación del libro ‘365 propuestas para educar’ de Óscar González. Este profesor de primaria, asesor educativo y director general de la Escuela de Padres Con Talento ha recogido las mejores citas, frases, aforismos y reflexiones sobre la educación en una pequeña y manejable ‘biblia’, cuyos beneficios ha donado integramente a Juegaterapia, donde nos invita a la reflexión en un tiempo en el que vivimos fagocitados por la prisa. Lo queremos todo YA (sí, con mayúsculas) y ese YA afecta por supuesto a nuestros hijos. Todo cuanto antes mejor (lectura, escritura, aprendizaje y no digamos extraescolares para convertirlos en unos virtuosos del piano o lo que encarte). Las primeras palabras de Óscar me llegaron al alma y me hicieron recapacitar. ‘En mis cursos siempre pregunto lo mismo: ¿Qué es para vosotros educar? Para mí la mejor definición es la de Álex Rovira: Educar es sembrar. Sembrar amor, sembrar consciencia, sembrar humanidad para que crezcan buenas personas, buenos ciudadanos y buenos profesionales’. Óscar González fue más allá y añadió: ‘Educar es sembrar y saber esperar’.
Estamos inmersos en lo que yo me he atrevido a bautizar como la Revolución Cibernética. Así como a Revolución Industrial afectó a la economía y cambió por completo la sociedad a mediados del siglo XVIII y principios del XIX, la era de internet es la responsable de otro cambio económico y social. Lo estamos padeciendo en directo y nos ha pillado desprevenidos, sobre todo a los inmigrantes digitales como yo. Todo se ha transformado tan rápido que no nos ha dado tiempo a digerirlo, vamos a matacaballo y así, con las mismas prisas dirigimos y pretendemos diseñar el futuro de nuestros hijos. Nos preguntamos por qué la infancia dura menos, por qué los niños y las niñas alcanza la adolescencia y la preadolescencia a una edad en la que nosotros todavía estábamos dando patadas a un balón, jugando al elástico o saltando a la comba en la calle.
mividaconuntdah_4Los padres y educadores deberíamos parar un instante y recapacitar. ¿Qué parte de culpa es nuestra? Fuera las prisas. Los niños han nacido rodeados de pantallas, miles de cadenas de televisión donde escoger, son nativos digitales y el universo de internet no tiene secretos para ellos. Tienen a su alcance más información de la que sus pequeñas mentes pueden asimilar y registrar.
Entre tanta oferta, niños con la televisiones y consolas en la habitación, lanzo una pregunta al aire ¿Quién se sienta habitualmente a ver la tele con sus hijos? La prohibición no es la solución. ¿Quién es el valiente que se atreve a jugar una partida on line con sus hijos sabiendo que la tiene perdida de antemano? En lugar de eso, preferimos aparcarlos frente a las pantallas mientras les exigimos que se sepan de memoria miles de cosas que no les interesan, porque todo ha cambiado de manera vertiginosa menos la educación. Los niños siguen sentados en pupitres aprendiendo casi de la misma forma que nuestros abuelos. Nos preocupan las notas, les inculcamos la idea de la competencia, les creamos la necesidad de ser los mejores, cuando lo importante es mantener la autoestima y encontrar la verdadera satisfacción en la idea de la superación propia.

Nos preguntamos por qué la infancia es cada vez más corta. ¿No será que la estamos acortando nosotros con nuestras prisas? Para educar hace falta mucha paciencia (de ésta ya hablaremos otro día que yo soy la reina de la pérdida de papeles) y la paciencia no es más que saber esperar, la educación es un proceso muy lento que no da fruto de un día para otro.
Por fortuna soy madre de un príncipe, un príncipe muy especial con unos gustos muy definidos de los que me siento muy orgullosa, pelín friki eso sí, pero desvela su identidad y no se deja llevar por las modas. Tenemos la costumbre de ver la tele juntos, (incluso los dibujos, por lo menos la primera vez), le gustan las series de policías y de bomberos, así que no le puedo dejar solo ante la pequeña pantalla, busco las que pueda entender y que no sean demasiado agresivas (por definición los argumentos de detectives etcétera lo son), probablemente haya quien piense que es una barbaridad, pero a mí me parece mucho más venenoso dejar que los niños se enganchen y se enfrenten solos a los ‘culebrones’ de adolescentes en los que siempre hay un grupo de chicas ‘guays’ que hacen la vida imposible a los empollones mientras se dedican a tirarle los tejos al guapo de clase, que casi siempre es el prototipo de cabeza hueca. Estoy segura de que sabéis de qué hablo. ¿Esos son los valores que  queremos que aprendan? Yo, personalmente, los detesto. Para mí ese es el fin de la infancia, cuando con nueve años en adelante en lugar de jugar se les pasa el recreo hablando del culebrón de turno (no digo nombres por no meterme en un lío).

7 Thoughts.

  1. mila….que bien lo expresas. Que cierto es que se han perdido tres años de infancia, pero también te digo que depende de el entorno, sobre todo del colegio que hace que los niños estén en una “nube ” mucho mas tiempo. Como sabes, tengo la suerte de que mis hijos vayan a un colegio privado y noto muchísimo el cambio de amigos cuando mi hijo se junta con los chicos del fútbol de su pueblo, que son cada uno de su padre y de su madre….estos últimos están mucho más espabilados que mi hijo y incluso a veces mi hijo lo pasa mal porque tiene es mucho mas inocente que ellos y mucho mas infantil….yo me alegro… Mi hijo de trece años sigue siendo un niño,,,,, hasta cuando? No lo se…pero ese niño sigue siendo mi osito al que puedo abrazar y darle besos todavía……

    • Suscribo todas y cada una de tus palabras. Trabajo en la enseñanza y todo lo dicho me parece totalmente, y por desgracia, ajustado a la realidad. No obstante, está tan claro que no es necesario trabajar en esto para ser conscientes de lo que ocurre.
      Aprovecho para decirte que me parece una labor fantástica la que estás haciendo con la creación de este blog. He tenido y tengo alumnado con TDAH y nunca paro de aprender sobre ello y de ellos, pues cada niño es, no un mundo, sino un universo. Enhorabuena y ¡adelante!

      • ¡Que suerte tienen tus alumnos! No hay muchos profesores dispuestos a entregarse con estos niños, para mí es una batalla diaria, no todos lo entienden o quieren entenderlo, con las diferentes teorias que hay y con la sobrediagnosticación (que no ayuda en nada) pues así nos va. La verdad que son niños que te enseñan mucho, esa inmensa afectividad es increible. Seguiré en ello, gracias

    • Gracias por tu apoyo. Yo también creo que depende del entorno, pero no por estar en un colegio privado. Yo tuve que sacar al príncipe de un colegio privado y entre los niños habia también mucho espabilado/a. Tu hijo es un buenazo y lo sabes.

  2. Hola,

    Lo primero es decirte que me ha encantado leerte y ver que no soy una loca porque me siento y pienso igual que tú. entre lagrimas te escribo porque yo sigo muy perdida, aún tengo mi lucha personal entre sin medicarlo o no, temo equivocarme, pero una lucha aún mayor con el colegio de mi hijo, ( tiene 7 años) y repitirá curso. Lo mismo que el tuyo, no lee bien y escribe bastante mal, osea que no llega a los objetivos estupidos que ponen, sin sentido. Estamos a día 5 y en 15 días abren las matrículas para el nuevo curso y no sé en donde voy a matricularlo, temo que le vuelva a suceder lo mismo que en el actual cole. No está integrado en su clase, nunca lo han invitado a un cumple, no juegan con él en el patio y lo peor es el trato de los profesores. Profes que lo humillan delante del resto de la clase porque escribe mal, profes que le gritan porque no entiende cuando le hablan en ingles o cuando escriben en minusculas, profes qu eno lo dejan ir a hacer pis cuando no trabaja, profes que le han dado coscorrones cuando no se concentra y burradas así. como he puesto cientos de quejas en el colegio y hemos acabado en asuntos sociales a ver si ellos hacían algo, ahora cuando a mi hijo algún compi le pega va corriendo a decirselo a su profe y su profe le dice: ahora vas y se lo cuentas a tu madre … vamos que los otros niños tienen via libre para pegarle todo lo que quieran. Es super injusto todo y estoy aterrada Hace unos días hice sta imagen http://prntscr.com/7d96zf y la llevo puesta en todos lados, acabaré por tatuarmelas y aún no sé como no se me ocurrió hacer la misma pero abajo ponerle también que no al maltrato de los profesores …
    Darte las gracias por haber escrito todo esto y por dejar que vea que no soy un bicho raro por querer el bienestar que cualquier niño se merece.

    Isabella

    • Gracias por leerme, se trata de conseguir sinergias así y no estar solas. Lo primero que tienes que hacer es cambiar a tu hijo de colegio. Para mí lo unico bueno que tiene la LOMCE es que ha reconocido las ayudas a los niños con necesidades especiales como el TDAH, así que lo primero es eso. Si no es bilingüe mejor, ya que veo que también tiene problemas con el idioma. La medicación no es la panacea y una solución única, estos niños necesitan ayuda de especialistas para que les enseñen estrategias, tienen problemas de sociabilidad con los iguales, bueno qué te voy a decir que no sepas. La ayuda tiene que ir por tres caminos, la medicación, psicopedagogica y, fundamental, la tuya y la del colegio. Yo después de leer mucho decidí confiar en su doctor y ponerle ayuda en casa y terapia psicológica. Ha cambiado mucho, despacio. Busca ayuda de especialista, pero lo más importante es que tu príncipe sea feliz en el colegio. Sácalo de ahí!!!

  3. Hola guapi, gracias por tu respuesta. Mi peque va dos tardes por semana a psicologo y pedagogo, esa parte la tenemos ya cubierta, la ayuda en casa creo que voy ayudandolo lo mejor que puedo hacerlo despues de haber leido de todo sobre las ayudas en estos casos, lo único que me falla es el cole y estoy aterrada en el sentido que temo que le vuelva a pasar lo mismo en otro cole y volver a empezar otra vez esta tortura.
    Gracias por todo guapa y no dejes de escribir que ayudarás a muchas en nuestro mismo caso.
    Besotes
    Isabella

Deja un comentario