TDAH y trastornos de conducta

Nunca imaginé que ahí, al otro lado de mi ventana cibernética, pudiera toparme con tantas y tantas familias desesperadas, tantos padres y madres que lo único que pretenden es que sus hijos sean felices en el colegio, que les entiendan o, simplemente, que tengan paciencia con ellos porque no siguen el ritmo que marca la Educación en este país. ¡La gran frase! ‘Es que no llega a los objetivos’. Me siendo desbordada.

De momento, porque siempre hay que atender al presente, en casa vivimos una temporada de paz. Los resultados de la primera evaluación le han otorgado a mi príncipe un valioso empuje y ganas de seguir luchando. Tenemos nuestros rifirrafes, pero siento sus ganas de plantar batalla.

El nuevo año ha llegado con cambios, su tutora está de baja y tiene una nueva que permanecerá con ellos hasta final de curso. Confieso que cuando me llegó la circular del colegio lloré, me agobié pensando en la pereza que me daba empezar de nuevo la batalla: conocerla, que me conozca, que conozca al niño, que sepa como funciona, etcétera. Tras el disgusto, llegó la paz y, con ella, cierto pasotismo que no sé si es muy recomendable.

Las cosas nos son como antes. Mi príncipe está más libre, nadie le controla la mochila por la tarde y aquella maravillosa frase de su tutora:’Tenemos que estar en el mismo camino, tenemos que hablar todos los días al salir de clase’, ya no es así. Me tranquiliza saber que sigue con profesores de apoyo, aunque veremos ver qué pasa en la próxima evaluación.

Mientras, yo sigo juestudiando con él.

mividaconuntdah_20

César Soutullo, director de la Unidad Psiquiátrica Infantil y Adolescente de la CUN.

Tras este paréntesis personal regreso al principio, a las miles de dudas y preocupaciones que me han transmitido los padres y la madres con sus comentarios en el blog o incluso a través de correos electrónicos gracias a la visibilidad que me ha otorgado mi reportaje en El Mundo. De todas, la que más me ha tocado es la de una madre preocupada por el comportamiento de su hijo con TDAH. Se trata de un adolescente que no controla sus reacciones y que ha sido capaz de sacar de quicio a toda la familia. No me contó ninguna situación en particular, pero entrelíneas pude intuir su sufrimiento.

En la entrevista para El mundo hablé del Trastorno Desafiante Negativista, uno de los problemas más habituales de los niños con TDAH, con el doctor César Soutullo, director de la Unidad Psiquiátrica Infantil y Adolescente de la Clínica Universitaria de Navarra. “Rehusan (con más frecuencia que otros chicos) a seguir instrucciones de padres y maestros, pueden tener crisis emocionales cuando les indican que hagan algo que encuentran difícil o que les resulta un reto. Los niños y niñas con TDAH tienden a volverse desafiantes en situaciones particulares”, confirma el doctor Soutullo. Estas situaciones van desde no querer hace los deberes, irse a dormir, interrumpir un juego, sentarse o cenar. “Para ellos son difíciles de tolerar debido a que les cuesta prestar atención, tolerar una situación aburrida, controlar sus impulsos, la transición de una actividad divertida a otra menos divertida y además no pueden controlar su nivel de actividad”.

Hasta aquí, todo parece difícil, pero las cosas se pueden complicar más, ya que muchos niños con TDAH presentan trastornos de comportamiento que los médicos dividen en tres tipos:

Trastorno negativista desafiante (ODD, por sus siglas en inglés) el niño tiene un patrón de conducta no-cooperativa, desafiante, hostil e irritable con cualquier figura de autoridad. El ODD ocurre en alrededor del 50% de los chicos con TDAH del tipo combinado y en 25% de los chicos con TDAH del tipo inatento.

Trastorno de conducta (CD, por sus siglas en inglés) el niño tiene un patrón de comportamiento agresivo, perturbador, deshonesto (frecuentemente miente y roba) y de romper las reglas. Alrededor de uno de cada cuatro niños con TDAH del tipo combinado también tiene el trastorno de conducta.

Trastorno de desregulación destructiva del estado de ánimo (DMDD, por sus siglas en inglés) el niño está casi siempre irritable. Tiene estallidos de mal humor frecuentes y severos que parecen completamente fuera de proporción con la situación. En este caso se suele diagnosticar primero el DMDD y después el TDAH.

Los que conviven con un adolescente así, saben de que hablo. La familia necesita ayuda, entrenamiento y, sobre todo, no escuchar esas osadas voces que siempre echan la culpa a los padres por consentir al niño. Como dice Soutullo: “Hay gente que siempre achaca los síntomas del niño a la educación de los padres. El problema no es ese. Los padres prueban de todo, a castigarlos, a recompensarlos, etcétera. Es algo biológico, está fuera de su control, hay que ayudarles. Es como castigar a un niño epiléptico por tener una crisis. Como es un problema psiquiátrico, la gente intenta decir que no es real, pero el afectado es el cerebro, un órgano como otro cualquiera”.

Entre las lecturas que recomienda el doctor,  la que más me ha iluminado es ‘The Explosive Child’, de Ross W Greene. Está traducido al español como ‘El Niño Explosivo: Un nuevo modelo para comprender y criar al niño fácil de frustrar y crónicamente inflexible’. Espero que os sirva también.

21 Thoughts.

  1. Es la guerra que nos toca luchar con el sistema educativo que a los 7 años tienen que saber las leyes de Newton y si no…no eres apto.
    Hay colores en el arco iris y nuestros hijos tienen su propio color.
    Madre con dislexia, hijo con TDAH y dislexia.
    Gracias por abrirnos tu casa.

  2. Yo he vivido de cerca lo que puede hacer la impulsividad con un adolescente con TDAH, y es muy difícil. Para la familia en general, para los padres y hermanos sobre todo, pero también para el centro (que en mi caso, respondió de forma injusta e incomprensiva, aunque ya hace más de 20 años).

    Es necesaria más información, pero, por supuesto, la necesidad de sentirse apoyados y de que todos vamos a una es la primera en que debemos pensar.

    Un saludo, Mila

  3. Muy buenas a todos,yo ya he pasado por dos adolescencias masculinas (en la actualidad tienen 20 y 27 años) sin tdah y creedme son odiosas,horribles y repugnantes,ahora me queda una de tdah,en la actualidad tiene 12 años y al parecer esta entrando en ella,por un lado se cita con una niña de su edad algun que otro viernes,y por otro tiene tintes y connotaciones de lo que es,un niño infantil,es un niño muy espabilado,hemos hecho algun que otro viaje y el desparpajo y salida en ingles que tiene me asombra,tiene un profesor particular 2h dia de lunes a jueves y le va muy bien,la paciencia y ayuda que le ofrece es oro puro,no le pido sobresalientes,su profe si,pero si que pueda ir curso a curso a ser posible sin repetir,su padre quiere quitarselo porque dice que tiene que ir adquiriendo autonomia academica,a mi me asusta y quiero que siga con el,al menos hasta 4º de Eso,me encanta leer este blog,te felicito,animo y suerte a todos,un gran abrazo.

    • Hola; si puedes permitírtelo no le quites el apoyo. Por más que os empeñéis en que tiene que ser autónoma o madura, no lo va a ser porque no puede. Mira la entrevista del doctor. Los padres tenemos que aceptar las cosas como son y los lápices que tienen nuestros hijos para colorear su vida. Poco a poco. Paciencia, amor y paciencia otra vez. 😉

  4. Hola tengo un niño de 8 años con el que hemos trabajado desde que tenía 3 años y medio, antes de que tuviese un diagnóstico. La verdad yo me siento muy triste, desesperada ya no sé qué hacer. Mi esposo y yo tratamos de todo, llevarlo a terapia, va al neurólogo, terapia alternativa, me leo muchos libros, internet, programas de tv, radio,ec. El fue diagnósiticado con TDAH, y tiene explosiones donde no sabe controlarse, después se arrepiente y se siente fatal, pero en el momento dice de todo y hace. En casa lo hemos logrado de mejor forma y a raíz de que fuimos al neurólogo y lo medicaron mucho mejor, pero en el colegio ha sido muy difícil, toda su preprimaria, llamándome, citándome, un calvario. Ya en primaria con medicación, menos, pero todavía explota, si alguien le dice algo reacciona no razona, les tira lo que tenga a los niños y desafía a los adultos. Si nos han dicho que podría ser un TOD, aunque él realmente es muy amable, noble, dulce, tierno, pero es en esos momentos cuando se enoja, qué no sabe qué hacer, el año pasado lo terminó en casa, y ahora, vamos por el mismo camino en otro colegio, su autoestima respecto a él como persona está muy mal. Estos problemas de explosión generalmente le ocurren con los niños que no se lleva bien, si él está con sus amigos con los que se lleva bien no hay problema, pero le explicamos que siempre habrá alguien que no le agrade, no sabemos cómo ayudarlo ya que los niños al ver sus reacciones se asustan y se están alejando en este nuevo colegio que son repoquitos. Por otra parte también tiene Altas Capacidades y creo que eso en lugar de ayudar ha empeorado la situación, leí que se llama a la combinación de ambos Doble excepcionalidad, él no entiende porque los demás no aprenden como él, ni los niños mayores no saben leer como él, en fin, critica todo, le hablamos que de esa forma se molestará y se sentírán mal los niños, pero no entiende. Sé y estoy consciente que un niños necesita ir al colegio para socializar, porque en realidad para que aprenda con mi hijo no lo necesito, pero ya está siendo muy duro, él se considera un mal niño, no entiende porque no es igual que los otros, si he considerado la opción de que estudie en casa, pero el terapeuta nos dice que necesita ir al cole. Por mi parte estaba pensando en otras actividades, él participa en los scout, teatro, natación y convive con otros niños, se de otros niños que estudian de esa forma obviamente nunca fue para nosotros una opción, y ahora para nosotros no es la primera pero sí es una alternativa, ustedes no saben lo que vive él y nosotros.

    • Lo sé, es muy duro. Tiene que aprender estrategias y vosotros también. Yo creo que poco a poco lo conseguiremos. Lo que digo siempre, paciencia, amor y más paciencia. Además un tratamiento en tres vías, la medicación sola no es nada, hace fatal ayuda psicopedagógica y apoyo a los padres. Gracias por estar al otro lado de la pantalla. Os mando todo mi apoyo. Un beso grande.

  5. Bueno no hay que tener TDA para tener todo lo demas. Pienso, despues de muchos anos, mi hija tiene 26, que nos preocupamos demasiado y al final os dareis cuenta que no hay nadie perfecto. Otros ninos tendran otras cosas, que no seran trastornos, pero que tamien son problemas como superdotados,etc… Sois mamas jovenes, lo entiendo, yo tambien lo fui, soy maestra y me gusta que lucheis por ellos, pero que vuestros hijos sean felices es vuestra batalla. No siempre nuestro hijo o hija conseguira las espectativas de los padres. No lo olvideis, a veces los papas somos muy subjetivos. No seran mejores por ser los primeros de la clase. Hay que educarlos en las normas, eso si, no les dejeis pasar ni una. Desgraciadamente, la vida esta llena de normas y hay que cumplirlas. La vida es mas sencilla de lo que pensamos, la complicamos cuando somos jovenes y con la edad vereis que de todo lo que os digan los neurologos, psicologos, educadores, hay que saber escoger lo principal: paciencia, rectitud y amor. No hay mas

  6. Hola Mila! Tu blog y posta son muy claros,afetuosos,sensibles… Agradezco haberlo encontrado. Tengo un poquenho con perdida auditiva moderada y por cuenta de estimada,los profesionales no terminando de definir un diagnóstico ,pero el se encuadra perfectamente en las condutas que describes. Continúo junto,con amor y paciencia, hasta que consigamos alguien que vea con objetividad y no me vea como una madre neurotica que busca “el pelo en el huevo”… Gracias por escucharme…Te acompanho,desde ya. Abrazos!!

  7. Buenas noches:
    Tengo una hija adolescente tdah, y la situación es insoportable. En cualquier momento tenemos la bronca montada, desde primera hora de la mañana, no es capaz de seguir un orden para salir de casa.
    Como esta medicada cuando del instituto no come, y después por la noche es cuando tiene hambre, pero solo come lo que le apetece. Puede ser que duerma 5 horas aproximadamente.
    Se enfrenta a nosotros y discute con su hermana.
    Estudia 4 de la ESO , en diversificación , y saca buenas notas.
    Amigos no es que tenga muchos, ultim ente solo suele salir con una amiga.
    Mi vida con una tdah está resumida en las frases anteriores.

  8. Gracias por el libro, intentaré conseguirlo.
    Nosotros estamos pasando un momento muy difícil sus 12 años con el paso al instituto esta siendo una enfermedad para mi, comparto lo que dices de los profesores y en la secundaría es todo un mundo. Después de un primer trimestre duro y con notas malas notas, nos enfrentamos con entusiasmo al segundo con apoyo de un profesor que le hace caso, está contento y con afán de superar los suspensos. Eso es un paso importante pero como leo de otras madres, todos los días son luchas continuas con dificultades y aprendiendo a llevarlo. Siempre pensando lo mejor para el y equivocándonos como cualquiera se equivoca en la lucha de nuestros hijos.
    Contaría tantas cosas que no habría páginas pero estaremos luchando siempre porque es así como el aprende que hay que seguir adelante.Menos mal que te encuentras a personas en el camino que te echan una mano y gracias que él escucha aunque luego siguen los conflictos. Solo pedir por estos niños y padres para que Dios nos ayude a no decaer e ilumine nuestros pasos con estos niños tan difíciles. Mis abrazos y besos a todos.

Deja un comentario